¿Qué son las empresas certificadas en ISO 9001?

ISO-LOGO

Mucho llega a escucharse de que tal empresa está certificada en ISO 9001 pero, ¿sabes qué es lo que esto implica o cómo es que puede repercutir en la calidad del producto o servicio que te ofrecen?

Para empezar, ISO 9001 es una norma internacional de carácter opcional, es decir, la adopta quien así lo desea; sin embargo, cuando una empresa decide trabajar bajo este régimen se ve obligada a cumplir con una serie de requisitos que aseguran la calidad de lo que ofrecen a sus clientes, pero no solo eso, ya que la involucra en todo un sistema de Gestión de calidad.

La siguiente pregunta sería: ¿Por qué hay empresas que escuchan de la norma ISO 9001 y casi se infartan, temiendo verse asfixiadas en una burocracia extrema? La respuesta es muy simple… Porque “ISO es tan complicado como el que lo HIZO”; este juego de palabras puede sonar chusco pero es muy cierto, ya que dicha norma es tan elástica que lo mismo funciona en una micro empresa como en un consorcio internacional y se adapta a cada giro. Luego entonces, lo más importante es la filosofía que se maneja, es decir, lo importante es el fondo, no la forma y ésta debe ser fácil, ligera y entendible para cualquiera que participe.

Ahora podrás estar preguntándote, ¿cuál es esa filosofía que maneja la tan mencionada norma? Pues no es otra cosa más que pensar no solo en cumplir lo que los clientes soliciten, sino más bien sorprendiéndolos, superando todas las expectativas que pudieran tener.

Piensa que como cliente, es tan satisfactorio recibir un producto de calidad, como recibir al mismo tiempo una sonrisa y un buen trato, o sea, ese extra que te exige la norma no siempre debe ocasionar un costo, sino que es un cambio de actitud, es una manera diferente de vender, con compromiso, con entrega y con amor a lo que haces.

Pero, ¿cómo lograrlo? Fíjate metas y fija metas a todos los involucrados, recuerda que un partido de futbol sin porterías sería tan aburrido como un empleado que, lo mismo le da dar un buen servicio que uno malo; los logros alcanzados son el alimento de quienes los llevan a cabo y ahí es donde surge la pasión y el entusiasmo por lograr esas metas, que a final de cuentas, te llevan a una mejora continua, pues un reto deja de serlo cuando es alcanzado, y es hora de fijarse metas aún más difíciles.

Ahora imagina, ¿qué pasaría si en tu núcleo familiar adoptas esta filosofía? Imagínate superar las expectativas de tu pareja, de tus hijos, de tus vecinos, sorprendiéndolos positivamente, tú mejorando continuamente y ellos haciendo lo mismo contigo y su entorno, ¿imaginas qué pasaría?

Por Ing. Alfonso López Marroquín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *