Los Hombres del Maíz

Una de las constantes en la información de las etiquetas de los productos que encontramos en los supermercados sin importar  donde hayan sido manufacturados son los derivados de un alimento de origen Mexicano, botánicamente este producto pertenece a la familia de las gramíneas y está emparentada con el trigo, sorgo, cebada y la avena entre otras 365 plantas más, su cultivo se extendió desde las tierras medias de América hacia el norte hasta Canadá y hacia el sur hasta Argentina, La evidencia más antigua de este producto fue encontrada en el valle de Tehuacán Puebla lo que sustenta la teoría de que su cultivo se origino en México, su nombre de origen caribeño significa literalmente “lo que sustenta la vida”: Estamos hablando de el maíz.

Una tradición tiene que ver con las costumbres que identifican a los miembros de una sociedad, la tradición culinaria se refiere a todo lo referente a la comida, todos los pueblos tienen diferentes costumbres gastronómicas, con ellas no sólo se piensa en una receta, si no en la serie de elementos que se vinculan a esta, como podrían ser la forma de prepararlo, de comerlo según la dieta de la región, sus mitos y leyendas. Parte fundamental del patrimonio cultural de México es su tradición culinaria, donde el maíz y su cultivo han sido la clave de su desarrollo; hablar del maíz es hablar de la vida y de la cosmovisión indígena que desde tiempos inmemorables ha basado su sustento en la actividad campesina.

Para quienes hayan tenido oportunidad de visitar zonas arqueológicas dentro y fuera del país,  se habrán dado cuenta de que el maíz es parte de la cultura popular mesoamericana, las representaciones en los frisos de pirámides, columnas, templos y esculturas en roca caliza del periodo precolombino hasta el contacto con los españoles, así como los códices indígenas y las crónicas realizadas durante la conquista española, nos permiten entender la importancia que esta planta jugo no sólo como alimento si no como parte fundamental de su cosmogonía y religión. Gracias a los cronistas españoles conocemos la naturaleza, características y nombres de las deidades asociadas a esta planta.

Todos los asentamientos prehispánicos comparten sus leyendas, sus mitos son similares, la mayoría de los asentamientos prehispánicos comparten sus ancestros o los adoptan tal como hicieron los romanos con los griegos sobreponiéndoles nombres diferentes. La riqueza y persistencia de una gran cantidad de mitos y tradiciones en torno al maíz en las sociedades indígenas contemporáneas permiten corroborar la importancia de este grano, no sólo como alimento básico de la dieta si no dentro de las festividades; él maíz era el eje de las ceremonias y el sustento diario. Los códices prehispánicos narran su mítico origen y su relación estrecha con la creación y la supervivencia de los hombres, en ellos están asentadas las bases de la cosmovisión que fue generada alrededor de esta planta.

En un principio cuando el sol y la tierra empezaban a tomar forma, los dioses crearon muchos y diversos animales, pero ninguno tenía facultades para hablar y agradecer el haber sido creado, entonces los dioses crearon hombrecitos de todo tipo de materiales como lodo o madera; después de varios intentos fallidos crearon hombres con masa de maíz, estos hombres fueron capaces de hablar, pensar y trabajar, este mito maya se encuentra en el libro sagrado de los mayas Popol-Vuh, en el Chilam Balam de Chumayel libro que recoge mitos y leyendas dice que el maíz estaba escondido bajo una gran montaña y sólo las hormigas lo conocían, los demás animales descubrieron los granos y al no poder obtenerlos comunicaron el secreto a los hombres, que trataron de ingeniárselas para descubrir de donde venía este grano de tan rico sabor, el hombre quería maíz así que comenzó a orar para que Chac dios de la lluvia interfiriera con su poder y lanzara un rayo y así poder entrar por el grano a la montaña, después de varias negativas Chac accedió a ayudar al hombre, para esto, mando al pájaro carpintero para que picara con su pico toda la montaña y le indicara cuando encontrara el punto más débil para lanzar el  rayo, y así lo hizo; el pájaro no pudo con la curiosidad y entro a la montaña para ver lo que había dentro y una roca le cayó en la cabeza y lo hizo sangrar, por eso este pájaro tiene la cabeza roja, la sangre del pájaro cayó sobre los granos de maíz que estaban más cerca del boquete hecho por el rayo de Chac, así se torno morado, algunos granos más retirados se mancharon un poco y se tornó rojo, a los más alejados les cayo solo un poco o nada de la sangre del pájaro carpintero, por eso también hay maíz amarillo y blanco.
Por la leyenda de los soles contenida en los códices Chimalpopoca sabemos de las peripecias del rey Quetzalcóatl  dios azteca de la fertilidad y de la tierra, asociado a veces con la muerte y la resurrección, Quetzalcóatl se convirtió en hormiga para substraer el grano de la montaña resguardada por otras hormigas, así el dios le ofreció el grano a los hombres quienes lo sembraron y cosecharon y se convertiría en alimento vital para su pueblo y sus descendientes.
El maíz es un tesoro culinario con el que es posible preparar una cantidad casi infinita de productos y alimentos. Casi todas las formas mexicanas de comer el maíz comienzan en el proceso de la nixtamalización. Los antiguos habitantes de las tierras centrales de América descubrieron que la cascara que cubre los granos podía ser fácilmente retirada si estos eran hervidos en agua con ceniza; a este proceso se le conoce como nixtamalización, en algunas regiones utilizaron cal en lugar de ceniza y en otras regiones utilizaron conchas de moluscos molidas. Con este proceso inicia la aventura culinaria, después de la nixtamalización el maíz se vuelve versátil pues antes de esta el maíz sólo puede consumirse hervido o tostado.
Los atoles y tamales pertenecen a uno de los grupos más populares de productos derivados del maíz, los atoles son básicamente masa diluida con azúcar y fruta para darle sabor, los tamales por su parte son deliciosos, los más populares son los de hoja de maíz y plátano, la tortilla es de origen teotihuacano, la tostada es hija de la tortilla sirve para sostener lo que un taco no sostiene, es decir es un plato que se puede comer. Uno de los primeros usos del maíz fue moliéndolo, por si sólo el maíz molido no es apetecible pero tostándolo se obtiene pinole, un producto delicioso que los nativos de la sierra tarahumara utilizan para preparar una bebida energética que les permite realizar las largas caminatas diarias.
La lista de platillos y productos donde encontramos maíz en alguna de sus formas es larga, comenzamos con la tortilla, sopes, tlacoyos, tlayudas, gorditas y atoles, hojuelas de maíz tostado, nadie puede ir al cine sin comer rosetas de maíz o palomitas, a partir de él se obtiene almidón o fécula de maíz que se obtienen de la industrialización del grano y es utilizado entre otras cosas como integrante de las pastas italianas, sémolas, mermelada, confituras, maicena, goma de mascar, se utiliza en la fabricación de salchichas, bebidas embotelladas como refrescos, jugos de fruta, cervezas y licores, también se extrae un aceite que tiene un valor nutritivo elevado y es de fácil digestión, en la panadería es esencial, también se usa en mayonesas, margarinas y mil cosas más, sus residuos son utilizados por la industria farmacéutica, cosmética y textil, con el se elaboran productos de papelería y pinturas, además de ser viable para la producción de hidrocarburo en forma de etanol.
Los invito  a que lo comprueben, abran su alacena, lean solo por hoy las etiquetas que hay en ella, y la de los productos que compren en el supermercado, les prometo que se van a sorprender.

Por  Gabriela Trejo Araujo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *